Safranbolu
Turquía

Convención del Patrimonio Mundial

La Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural (la Convención del Patrimonio Mundial) fue adoptada por la Conferencia general de la UNESCO en 1972. Hasta ahora, más de 182 países han ratificado la Convención, haciendo de este texto uno de los instrumentos legales más universales para la protección del patrimonio cultural y natural.


Papel de la OCPM en relación con la Convención del Patrimonio Mundial

Aunque la Organización de las Ciudades del Patrimonio Mundial no figure como el ICCROM, el ICOMOS y la U.I.C.N., entre las organizaciones copartícipes de la UNESCO identificadas en la Convención del Patrimonio Mundial, los Reglamentos Generales de la OCPM estipulan que esta debe consagrarse al cumplimiento de la Convención de 1972. De hecho, esta contribución de la OCPM ha sido reconocida oficialmente por el Director General de la UNESCO de la época, Sr. Federico Mayor, durante la apertura del Tercer Coloquio Internacional de las Ciudades del Patrimonio Mundial celebrado en Bergen en junio de 1995 y en el que mencionó: «La Convención del Patrimonio Mundial se apoya en gran parte en los servicios prestados por varias importantes redes de profesionales, en particular la I.U.C.N., el ICCROM y el ICOMOS. La Secretaría (del Centro del Patrimonio Mundial) y yo mismo consideramos que la OCPM es igual de importante».

Al fomentar la comunicación entre gestores y el intercambio de los conocimientos ligados a la gestión de las ciudades del Patrimonio Mundial, la OCPM contribuye a apoyar las autoridades públicas en el ejercicio de las responsabilidades que cada Estado-Parte de la Convención contrató al rubricarla, esto es, garantizar la conservación de sus sitios o monumentos inscritos sobre la Lista de la UNESCO y que están ubicados en su territorio.