Organización internacional no gubernamental sin fines lucrativos, la Organización de las Ciudades del Patrimonio Mundial (OCPM) se dedica a ayudar a las ciudades miembros a adaptar y perfeccionar su modo de gestión con arreglo a las exigencias particulares atribuibles a la presencia de sitios inscritos por la UNESCO en la Lista del Patrimonio Mundial.

De conformidad con sus Reglamentos Generales, la OCPM tiene como principales objetivos los siguientes:

  • contribuir a la aplicación de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural y de la Carta Internacional para la Salvaguarda de las Ciudades Históricas;
  • fomentar, tanto a nivel regional como internacional, la cooperación y el intercambio de información y de conocimientos entre todas las ciudades históricas del mundo, todo ello en estrecha colaboración con las demás organizaciones que persigan objetivos análogos, haciendo a la vez hincapié en las acciones susceptibles de apoyar los esfuerzos de las ciudades situadas en países en vía de desarrollo;
  • en colaboración con los organismos especializados, adaptar mejor las investigaciones de los especialistas y expertos a las necesidades de los prácticos de la gestión local;
  • sensibilizar a las poblaciones a los valores patrimoniales y a su protección.

La OCPM tiene cinco idiomas oficiales: francés, inglés, español, árabe y portugués. Los tres primeros tienen el estatus de idiomas de trabajo.