• Año de inscripción

    1995

  • Sector inscrito

    Templo de Haeinsa y Janggyeong Panjeon, depósitos de tabletas de la Tripitaka Coreana

  • Función histórica

    Religiosa

  • Estatuto Administrativo

    Distrito de la provincia de Gyeongsang del Sur

  • Secretaría regional
    Asia-Pacífico

Localización

Situado en el monte Kaya, el templo de Haeinsa conserva la Tripitaka Coreana, la versión más completa de textos del canon budista, que fueron grabados en 80.000 tabletas de madera entre los años 1237 y 1249. Los edificios de Janggyeong Panjeon fueron construidos en el siglo XV para servir de depósito de esas veneradas tabletas, que son también reverenciadas como obras de arte excepcionales. En estos depósitos ha quedado patente la sorprendente maestría con que se han concebido y aplicado técnicas encaminadas a la conservación de esas tabletas de madera.

Morfología urbana

El Templo Haeinsa es propiedad del orden budista coreano Jogye. Las Daejanggyeongpan (las tablas de la Tripitaka Coreana) y el Janggyeong Panjeon (los depósitos) fueron designados como ‘tesoros nacionales’ en el marco de la Ley de Protección del Patrimonio Cultural. Todo el sector del Templo Haeinsa ha sido designado ‘sitio histórico’; asimismo, una zona de 2.095 hectáreas en torno al complejo del templo, que incluye el monte Gaya, ha sido designada ‘sitio paisajístico’ en el marco de la misma ley. Toda la zona del monte Gaya, alrededor del templo, reconocida como ‘parque nacional’, está protegida como tal por la Ley de Parques Naturales, con lo cual se transforma en espacio amortiguador destinado a proteger el patrimonio cultural. Por otra parte, el Templo Haeinsa está designado ‘templo budista de importancia histórica’ en el marco de la Ley de Preservación de los Templos Budista Tradicionales. Estas designaciones limitan notablemente las posibilidades de modificar el bien cultural y el espacio amortiguador.

A escala nacional, le corresponde a la Administración del Patrimonio Cultural implantar y aplicar políticas encaminadas a proteger el complejo del templo y el espacio amortiguador, así como a dedicar recursos económicos a la conservación del Janggyeong Panjeon y las tablas de madera. La provincia de Gyeongsangnam contribuye también, mediante la aportación de fondos adicionales, a la conservación del templo y sus tablas. El distrito de Hapcheon es responsable de algunas actividades particulares de conservación y gestión. El Templo Haeinsa se encarga de la gestión diaria y facilita datos sobre las tablas en su sitio Web. El bien cultural es objeto de estudios diarios, así como de revisiones profundas llevadas a cabo por especialistas cada tres o cuatro años.

Criterios de inscripción

Criterio (iv): Los depósitos del Templo Haeinsa son excepcionales porque figuran entre las construcciones más antiguas de este tipo y aplicaron, en el siglo XV, soluciones sumamente eficaces para almacenar y conservar en buen estado las 80.000 tablas de madera utilizadas para imprimir los textos sagrados del budismo (Tripitaka Coreana).

Criterio (vi): El Janggyeong Panjeon y su colección excepcional de tablas de madera del siglo XIII donde figura la Tripitaka Coreana, objetos notables por su calidad artística y una excelente utilización de las técnicas del grabado, ocupan un lugar único en la historia del budismo, ya que la Tripitaka Coreana es el conjunto más completo y exacto de textos relativos a la doctrina budista en el mundo.

Referencias históricas

El Janggyeong Panjeon del Templo Haeinsa, en las laderas del monte Gaya, alberga la Tripitaka Coreana, que es  la colección más completa de leyes, tratados y otros textos budistas que han llegado hasta nosotros. Dichos textos se grabaron entre los años 1237 y 1248 sobre unas 80.000 tablas de madera para pedir a Buda que defendiera Corea contra las invasiones mongoles. Los especialistas del budismo en todo el mundo reconocen la exactitud excepcional y la calidad superior de estos textos. El valor de las tablas se debe también a la delicadeza con la cual se grabaron los caracteres chinos;  la caligrafía es tan regular que se podría pensar que todo fue escrito por la misma mano.

El Janggyeong Panjeon, donde se conservan las tablas, consta de dos edificios largos y dos construcciones más pequeñas, formando todo ello un rectángulo alrededor de un patio. Estas construcciones, que son los elementos más importantes del complejo del Templo Haeinsa, están situadas en un lugar más elevado que el pabellón que alberga el principal buda del complejo. Construidos en el siglo XV en el estilo tradicional de principios del periodo de Joseon, su concepción se caracteriza por la sencillez de los detalles, la armonía del plano y las proporciones, el equilibrio y el ritmo.

Los cuatro edificios son considerados como excepcionales porque figuran entre las construcciones más antiguas dedicadas a este uso particular y aportan soluciones sumamente eficaces para prevenir el deterioro de las tablas de madera y, a la vez, permiten almacenarlas y tener fácil acceso a las mismas. Se diseñaron especialmente para garantizar una aeración natural y modular la temperatura y el grado de humedad con arreglo a las condiciones climáticas. Asimismo, han protegido las tablas contra los roedores y los insectos durante unos cinco siglos.

El complejo del Templo Haeinsa es un lugar de peregrinación célebre que atrae no sólo a los budistas coreanos, sino también a los budistas e investigadores del mundo entero.

Mr. Ha Chang-hwan

Alcalde de Hapcheon

Mr. Ha Chang-hwan
Chief of Hapcheon County
Hapcheon county
119 Dongseo-ro, Hapcheon-eop, Hapcheon-gun
Hapcheon, Gyeongsangnam-do, Republic of Korea
678-800
Tel:
82-55-930-3001
Fax:
82-55-930-3009
Email:
chha@korea.kr
Mr. Gwangwoon Seo
Staff of Cultural Heritage Team
Hapcheon county
119 Dongseo-ro, Hapcheon-eop, Hapcheon-gun
Hapcheon, Gyeongsangnam-do, Republic of Korea
678-800
Tel:
+82-55-930-3179
Fax:
063-560-8669
Email:
seo7461@korea.kr