Brujas, Bélgica

Informaciones generales

Estatuto administrativo

Capital de la provincia de Flandes Occidental

Centro histórico de Brujas

Año de inscripción

2000

Función histórica

Comercial, cultural y artística

Localización y sitio

La ciudad de Brujas es un ejemplo excepcional de asentamiento humano medieval que ha conservado su tejido urbano histórico tal como ha ido evolucionando a lo largo de los siglos. Sus construcciones góticas primigenias forman parte de la identidad de esta capital comercial y cultural de la antigua Europa, que estableció vínculos culturales con distintas partes del mundo. El nombre de Brujas está estrechamente unido a la escuela de pintura de los primitivos flamencos.

Morfología urbana

La ciudad refleja un importante intercambio de influencias en el desarrollo del arte y la arquitectura, particularmente con el ladrillo gótico, que es característico del norte de Europa y el Báltico. Esta arquitectura determina fuertemente el carácter del centro histórico de la ciudad.

Las murallas de la ciudad, que datan del siglo XII, marcaron los límites de la ciudad medieval. Aunque las paredes mismas han desaparecido hoy, permanecen claramente visibles, enfatizadas por las cuatro puertas sobrevivientes, las murallas y una de las torres de agua defensivas. El patrón de las calles medievales, cuyos ejes principales conducen a las importantes plazas públicas, se ha conservado en su mayoría, así como la red de canales que, en otro tiempo usado con fines mercantiles, desempeñó un papel importante en el desarrollo de la ciudad.

Criterios de inscripción

Criterio (ii): La Ciudad Histórica de Brujas da testimonio de un importante intercambio de influencias, durante un largo periodo de tiempo, en el desarrollo de la arquitectura, particularmente la arquitectura gótica de ladrillo. Cuna de la escuela de los Primitivos flamencos, también ha favorecido las influencias artísticas innovadoras en el desarrollo de la pintura medieval.

Criterio (iv): El Centro Histórico de Brujas es un excelente ejemplo de un conjunto arquitectónico. Las instituciones públicas, sociales y religiosas de la ciudad ilustran etapas significativas en la historia comercial y cultural de la Europa medieval.

Criterio (vi): El Centro Histórico de Brujas fue la cuna de los Primitivos flamencos y un centro de mecenazgo y desarrollo de la pintura en la Edad Media para artistas como Jan van Eyck y Hans Memling.

Referencias históricas

En el siglo XV, Brujas fue la cuna de los Primitivos flamencos y un centro de mecenazgo y desarrollo de pintura para artistas como Jan van Eyck y Hans Memling. Muchas de sus obras fueron exportadas e influyeron los estilos de pintura en toda Europa. Colecciones excepcionalmente importantes se han mantenido en la ciudad hasta hoy.

Incluso después de su apogeo económico y artístico a fines de la Edad Media, la construcción y el desarrollo urbano continuaron y Brujas casi no sufrió de la revolución industrial del siglo XIX. En los siglos XVIII y XIX, muchas parcelas medievales se unieron a entidades más grandes y se desarrollaron además nuevos barrios. Los ejemplos más llamativos de intervenciones posmedievales a gran escala en el centro histórico, son la urbanización de Coupure (1751-1755), el Zand y la primera estación de ferrocarril (1838), el barrio del Teatro (1867), el Koningin Elisabethlaan y el Gulden Vlieslaan (1897) y la creación del barrio Guido Gezelle (1920-1930).

En la segunda mitad del siglo XX, se produjeron algunos cambios importantes con Zilverpand (1976), la nueva Biblioteca Pública (1975-1978), el nuevo Palacio de Justicia y Kartuizerswijk (1980), Clarendam (1990) y Colettijnenhof (1997).

Campanarios municipales de Bélgica y Francia

Año de inscripción

1999

Función histórica

Símbolo del poder y la prosperidad de los municipios

Localización y sitio

Veintitrés campanarios situados en el norte de Francia y el campanario belga de Gembloux han sido inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en 2005, ampliando así el sitio formado por 32 campanarios municipales de Flandes y Valonia que ya figuraba en la Lista desde 1999. Construidos entre los siglos XI y XVII, estos campanarios son representativos de diversos estilos arquitectónicos –románico, gótico, renacentista y barroco– y constituyen símbolos muy significativos de la conquista de las libertades cívicas por parte de las poblaciones urbanas. En tiempos en que la mayoría de las ciudades italianas, alemanas e inglesas optaban por construir ayuntamientos, en esta región del noroeste de Europa se prefirió la construcción de campanarios municipales. Entre la tríada de torres que dominaban el paisaje de las ciudades, la del campanario municipal, emblema del poder de los concejales, se erguía frente a la del castillo señorial y la de la iglesia, símbolos respectivos del poder feudal y el eclesiástico. Con el correr de los siglos, llegó a simbolizar el poderío y la riqueza de cada municipio.

Morfología urbana

Torres altas construidas en el corazón de las áreas urbanas, que a menudo dominan la plaza principal, los campanarios son elementos esenciales en la organización y representación de las ciudades a las que pertenecen. El sitio inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial comprende 33 campanarios ubicados en Bélgica (26 en Flandes y 7 en Valonia) y 23 campanarios ubicados en el norte de Francia.

Elemento simbólico en el paisaje de los antiguos Países Bajos y el norte de Francia, el campanario representa, en el corazón de las zonas urbanas, el nacimiento del poder municipal en la Edad Media. Edificio práctico que alberga las campanas comunales, que conserva las cartas y los tesoros, donde se celebraban reuniones del consejo de la ciudad, que servía como torre de vigilancia y cárcel, el campanario se ha convertido, a lo largo de los siglos, en el símbolo del poder y la prosperidad de los municipios.

Criterios de inscripción

Criterio (ii): los campanarios de Bélgica y Francia son ejemplos excepcionales de una forma de arquitectura urbana adaptada a los requisitos políticos y espirituales de su época.

Criterio (iv): La Edad Media fue testigo de la aparición de ciudades que eran independientes del sistema feudal prevalente. Los campanarios de Bélgica y Francia simbolizan esta independencia recién adquirida, además de los vínculos que representan entre los poderes seculares y religiosos.

Referencias históricas

Los campanarios son, junto con el mercado, representantes importantes de la arquitectura civil y pública en Europa. La evolución del “torreón señorial» al «torreón comunal» es muy significativa. Los campanarios de la iglesia dan testimonio de la relación, dentro de la comunidad, entre el poder civil y el religioso. Estrechamente asociados con la expansión y el gobierno de las ciudades europeas de la Edad Media, los campanarios, por la variedad de su tipo y la evolución de su diseño, y los complejos con los que a menudo estaban asociados, representan un elemento esencial en la arquitectura pública a partir del siglo XI.

Más allá de su estructura arquitectónica, los campanarios presentan una amplia diversidad de tipología vinculada tanto a la historia de las comunidades, al período de su construcción, a los materiales utilizados y a la personalidad de sus maestros constructores. En la configuración urbana, pueden ser aislados o unidos a un mercado o al ayuntamiento. En varios casos, la función civil es ejercida por el campanario de la iglesia. El período de construcción de los campanarios se extiende desde el siglo XI hasta el siglo XX, presentando una amplia diversidad de estilos, desde el arte romano hasta el art déco.

Con una fuerte identidad, los campanarios han sufrido mucho daño por conflictos armados, pero su reconstrucción regular, que se produce hasta el día de hoy, expresa su papel simbólico excepcional y el apego de sus comunidades.

Fotos

Contacto

M. Dirk De fauw

Bourgmestre
Ville de Bruges

Burg 12
Bruges, Belgique

00.32 (0)50 44 81 13
burgemeester@brugge.be

Mme Brigitte Beernaert

Lic. Histoire de l'art
Département des Monuments historiques

Oostmeers 17
B- 8000 Bruges, Belgique
8000

+32 50 47 23 82
brigitte.beernaert@telenet.be