Alcalde de Estrasburgo
Roland Ries es alcalde de Strasbourg desde marzo del 2008.

Alcalde de una ciudad del patrimonio mundial
Sr. Roland Ries, Alcalde de Strasbourg (Francia)

Agosto de 2009. Nacido en 1945 en Niederlauterbach (Alsacia), fue profesor catedrático de letras modernas. Él se involucra en la política en 1974, en el seno del Partido Socialista.

Miembro del Consejo Municipal desde 1983, fue a inicios de los años 1990, el artesano del regreso del tranvía en la aglomeración estrasburguesa, que permitió una verdadera renovación del espacio público de la ciudad. Sus competencias en materia de desplazamiento urbano son reconocidas a nivel internacional, particularmente en el seno del Agrupamiento de Autoridades Responsables de Transportes, el cual preside desde el 2008.

Él es Senador del Bas-Rhin desde febrero del 2005.

Hombre de cultura y de dialogo, Roland Ries posiciona en el corazón de su compromiso, los valores humanos conllevados por la historia de Estrasburgo, capital parlamentaria de Europa.

Él tiene gran apego a los modos de democracia participativa, que permiten a los ciudadanos implicarse en las decisiones de su Municipalidad. Desde marzo del 2008, bajo su impulsión, la Municipalidad Estrasburguesa ha implementado múltiples herramientas innovadoras de participación ciudadana.

Roland Ries ha trabajado enormemente en la reconciliación franco-alemana, zoclo de la construcción europea. Él inició un proyecto de distrito transfronterizo con las ciudades alemanas vecinas de Strasbourg, teniendo como privilegio una visión de Europa y apoyada sobre los ciudadanos Europeos con valores de democracia y de derechos del hombre.

Para él, Estrasburgo debe de encarnar estos ideales, como una ciudad abierta al mundo, consciente de identidades y diversidades que la han formado.

 

1. La Ciudad de Strasbourg fue inscrita en la Lista el Patrimonio Mundial en 1988. ¿Qué cambios ha sufrido su ciudad desde entonces?

Cuando, en 1988, la Gran Isla fue inscrita en la Lista el Patrimonio Mundial, la trama urbana había sido restaurada de una manera importante. Un sector de salvaguardia fue creado en 1972 lo que permitió la realización de numerosas operaciones de restauración inmobiliaria.

A inicios de los años 1990, hemos nos hemos comprometido al regreso del tranvía en Strasbourg y su aglomeración. Esta decisión fue determinante para la evolución de nuestra ciudad, ya que permitió la renovación urbana de la Gran Isla, la disminución de la circulación automóvil, así que un lugar más grande apara los sectores peatonales y una ganancia importante en la calidad del espacio público para los habitantes. El nuevo plan de circulación, que prohíbe atravesar la Gran Isla en automóvil, fue claramente iniciado y ha permitido esta renovación, que a propósito deberá continuarse en los próximos años.

2. ¿Cuál es su función dentro de la gestión del patrimonio como alcalde de una Ciudad del Patrimonio Mundial?

La Municipalidad juega un papel en la preservación del patrimonio, por una parte por medio de sus herramientas jurídicas reglamentando la construcción y el urbanismo, así como con intervenciones directas en la conservación de los monumentos. De esta manera en Strasbourg, disponemos de la Fundación de l’Œuvre Notre-Dame, que realiza un trabajo remarcable en nuestra Catedral y otros monumentos de prestigio, desarrollando la competencia del saber hacer y la mismo tiempo formando personal en los oficios de la restauración.

Pero más allá de estas intervenciones que tienen como objetivo la conservación del patrimonio, nos servimos de instrumentos más clásicos para encontrar el punto de equilibrio entre la preservación de trazos de la historia y de la necesidad de hacer dinámica la vida económica, social y cultural del centro de la ciudad. El corazón histórico de Strasbourg es seguramente atractivo para los visitantes pero es asimismo el corazón turístico y comercial de nuestra aglomeración. Sin embargo al mismo tiempo, es el más costoso y el más difícil de habitar. Es por eso que debemos cuidar que el corazón de Strasbourg quede vivo y accesible a todos. Nuestra ambición es de evitar el carácter de un museo en Estrasburgo, por lo cual debemos conciliar el pasado, el presente y el futuro.

3. ¿Cuáles son los principales proyectos (presentes y futuros) de puesta en valor de su ciudad vinculados con el patrimonio?

A la ocasión de los 20 años de la clasificación de la Gran Isla en la Lista del Patrimonio Mundial hemos podido reflexionar sobre nuestros objetivos futuros. Claro esta, continuaremos con los esfuerzos de mantenimiento y conservación de elementos remarcables de nuestro patrimonio. Asimismo, la dinámica de renovación urbana, iniciada hace 20 años, deberá continuarse. Hemos identificado algunos espacios secundarios de la Gran Isla, donde no llega el tranvía y que merecen de toda nuestra atención.

Nuestros esfuerzos asimismo continuaran en lo que se refiere a la disminución del automóvil en el espacio público beneficiando los modos tenues y activos de desplazamiento. Así el estacionamiento desaparecerá de la Place du Château, situada al pie de la Catedral. Las primeras zonas de encuentro, donde todos los modos de desplazamiento, son en igualdad, ya están en funcionamiento y experimentados en la Gran Isla.

Otro desafío mayor es la vitalidad del centro de la ciudad. Es necesario utilizar herramientas reglamentarias o de impuestos de manera a facilitar la mezcla de funciones y de usos en la Gran Isla.

Finalmente, ¡la Gran Isla no debe limitarse a una isla! con esto quiero decir que las dinámicas iniciadas en el centro de la ciudad deben ser mejor conectadas con los sectores que lo rodean, y los cuales algunos cuentan la historia de Estrasburgo de una manera tan importante como la Gran Isla. Esto significará seguramente de volver a analizar nuestro proyecto patrimonial en el marco del reconocimiento del Patrimonio Mundial, incluyendo el “Estrasburgo Imperial” patrimonio heredado de la época donde Strasbourg era alemán. En esta perspectiva donde la historia debe inspirar el futuro, valorar nuestra historia franco-alemana y lo que ha permitido de formar Europa, es para nosotros un deber.

4. ¿Podría hablarnos de la política de desplazamientos urbanos y el transporte en su ciudad?

Nuestra orientación es clara: tratar de reducir al máximo el lugar del automóvil, consumidor de espacio público y emisor de contaminación. Desde los años 1990 y luego del regreso del tranvía, no es posible atravesar la Gran Isla en automóvil. Los estacionamientos periféricos están situados en cinturones de entrada-salida de la Gran Isla. El uso de modos de desplazamientos alternativos al automóvil son privilegiado y los equipamientos de estacionamiento para bicicletas han sido multiplicados. Ciertos sectores de la Gran Isla fueron transformados en zonas peatonales, mientras comenzamos la experimentación e “Zonas de encuentro” donde los modos de circulación se equilibran entre ellos.

Desde ese punto de vista, la Gran Isla nos sirve como modelo enseñanza, el cual nos sirve para inspirar nuestras decisiones en otros sectores de la ciudad.

Aún si el tranvía ocupa un lugar importante en la política de desplazamiento, no es la única solución a los retos de una política moderna de movilidad urbana. Es un elemento costoso como inversión y no puede evidentemente responder a todas las necesidades. Es pertinente en ciertos casos, desarrollar otros modos de transporte adaptados a diferentes situaciones.

Es por eso que a la escala de la aglomeración, trabajamos a la diversificación de otros modos de desplazamiento, privilegiando los modos tenues y activos, pero asimismo a su inter-modalidad, es decir, a la manera en la cual el usuario ve poder pasar de uno a otro para realizar su trayecto.

Estamos conscientes que sólo una oferta diversificada podrá proponer una alternativa real al automóvil individual. Esta acción debe incluir las ofertas de transporte que vayan más allá de la aglomeración, como los vínculos ferroviarios y los transportes urbanos.

En conclusión. La experiencia de la Gran Isla nos muestra que la valorización el patrimonio, su protección y su descubrimiento, implica necesariamente una reflexión sobre el urbanismo y los transportes. ¡Nadie hoy en Estrasburgo se opone al hecho que la Gran Isla sea poco a poco liberada de los automóviles!

 

Sobre Estrasburgo:
  • Cabeza de la región de Alsacia y del departamento del Bas-Rhin. La ciudad, es sede del Consejo de Europa.
  • Séptima ciudad de Francia por su población, es uno de los principales polos económicos de noreste.
  • Población: 272 500 habitantes.
  • Fundación : 496 ans antes de. J.-C.
  • Lista de la UNESCO: 1988
Vínculos: