1. ¿Baeza fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial en 2003. Cuales han sido las repercusiones de este nombramiento para su ciudad?

    Previa a la fecha de 2003, Baeza ha sido una ciudad reconocida y destacada por sus valores culturales y patrimoniales. Muestra de ello han sido las declaraciones de Monumentos Histórico-Artísticos entre 1917 y 1931, así como la denominación de Baeza como Conjunto Histórico Artístico en 1966.

    Después de diez años de la inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial como CONJUNTO MONUMENTAL RENACENTISTA, destacar lo primero, la concienciación patrimonial de la ciudadanía. Desde la declaración se han entendido mejor nuestros valores, nuestro patrimonio se ha reconocido y la sociedad de Baeza se ve identificada con ellos y como consecuencia, nuestro legado se ha protegido y conservado de forma más coherente, gracias al esfuerzo de todos.

    Al mismo tiempo, en Baeza ha habido un visible desarrollo económico, gracias al modo de gestión de las distintas oportunidades relacionadas con el patrimonio; en las que procuramos siempre buscar como punto de partida y objetivo final, una coherente estructura económica basada en el EQUILIBRIO de cualquier estrategia cultural. Todas estas acciones suponen una forma de gestión eficaz y coherente, tanto para el actual desarrollo del paisaje histórico consolidado como para el resto de la ciudad, desde el punto de vista de la conservación y rehabilitación, así como de la difusión de nuestros bienes.
     
  2. En su opinión, ¿cuál es el papel patrimonial de un alcalde cuando una ciudad queda inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO?

    En el plano más personal, me considero un amante de la historia y de la cultura en cualquiera de sus formas y manifestaciones, y como representante máximo de esta ciudad de excepcionales valores patrimoniales me siento doblemente responsable, preocupándome considerablemente la gestión económico-patrimonial de mi ciudad.

    Sin duda, una de las funciones más importantes y difíciles de atajar, es la de búsqueda de recursos económicos destinados a la salvaguarda y conservación de los bienes tanto públicos como privados. El hecho de estar a la altura, a todos los niveles, de una ciudad patrimonio mundial, y dar una respuesta económica a la ciudadanía, que garantice la salvaguarda y conservación de los bienes protegidos particulares, es una constante preocupación que se cruza en el camino de la gestión como alcalde, y que se agudiza sobre todo en esta época de dificultades.

    Al mismo tiempo, hay que considerar que el patrimonio cultural, además de contener sus valores propios e intrínsecos, es fuente de crecimiento económico y creación de riqueza y empleo. No hay que negar que los estudios existentes, relacionados con patrimonio y economía, dan como resultado que efectivamente, el patrimonio bien gestionado es motor de desarrollo en diferentes ámbitos. Es por ello que, en el momento actual, creemos que tenemos que potenciar y estudiar nuevas estrategias relacionadas con el sector turístico, y fomentar, entre los propios agentes locales, los visitantes y los inversores extranjeros, los apoyos económicos que tendrán que estar basados en equilibradas y correctas formas de difusión de nuestros valores.
     
  3. Concretamente, ¿cuáles han sido sus acciones con respecto a la protección y la valorización de su patrimonio?

    Primeramente la de un conocimiento más profundo de nuestros bienes en todos los sectores, siendo más específico en los ámbitos educativos, a través de los diferentes medios. De modo que en Baeza está surgiendo una sensibilización ciudadana que se traduce en una actitud más dispuesta a la conservación y restauración, no sólo de edificios sino de espacios urbanos.

    Estas acciones se han materializado de manera notable en nuevas medidas de gestión, en la disminución de impactos ambientales, en la eliminación de contaminación visual en cualquiera de sus formas, peatonalización de espacios y ejes históricos. Control del tráfico en la zona intramuros, recuperaciones de edificios singulares, pequeñas y medianas rehabilitaciones coherentes y bien asesoradas por equipos multidisciplinares, actuaciones de equipamientos y vivienda, estudios, redacción de planeamiento y otras actuaciones.

    Una de las acciones concretas y más directas en nuestro ámbito local es la dirigida a la educación. Desde la enseñanza de nuestro patrimonio local se puede alcanzar un notable impulso hacia la conservación y restauración del patrimonio. En este sentido, destacar la labor de la Escuela Taller, que en una ciudad como la nuestra es fundamental, ya que aporta una interesante experiencia en la conservación de los trabajos y técnicas constructivas tradicionales necesarias para la intervención en el patrimonio histórico y en el mantenimiento de los oficios tradicionales como oferta de empleo especializado en la comarca.

    Otra labor muy importante a destacar, ha sido la declaración del Área de Rehabilitación Concertada del centro histórico de Baeza en 2006, que ha permitido entre otras acciones, diversas actuaciones públicas en mejora de accesibilidad y urbanización de espacios públicos, restauración de la muralla y de edificios singulares, programas de integración social, rehabilitación de viviendas o dotación de equipamientos.

    En definitiva, durante este tiempo se ha progresado de manera muy notable en el mantenimiento de los niveles de protección y consideración de su singularidad a través de los distintos instrumentos legales disponibles, materializados en el Plan General de Ordenación Urbana aprobado en 2011 y que se complementa con el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico, catálogo y demás Ordenanzas de Protección.
     
  4. ¿Organizan ustedes eventos particulares que ponen de relieve su ciudad?

    Desde enero de 2004 y de manera conjunta con la vecina ciudad de Úbeda, se han llevado a cabo programaciones en materia de cultura y turismo bajo la marca “Úbeda y Baeza Patrimonio Mundial” como las promociones “destino único Baeza-Úbeda Patrimonio Mundial” o “Baeza-Úbeda ciudades de congresos”, difundidas en ferias nacionales e internacionales y acciones promocionales. También se crea la “Comisión de Promoción de Úbeda y Baeza” surgida de los Consejos Sectoriales de Turismo de ambos municipios.

    De todo este trabajo conjunto surge en 2007 la redacción de la “Iniciativa de Turismo Sostenible” y la creación de “la Asociación para el Desarrollo Turístico de Úbeda y Baeza” (TUBBA), asociación encargada de desarrollar y difundir el programa de las actuaciones a realizar en cada ciudad (Plan Integral de Accesibilidad, creación de aparcamientos disuasorios y restricciones al tráfico rodado, urbanización de espacios públicos, señalización Patrimonial, etc.).

    De igual forma se redactan publicaciones y se organizan congresos y encuentros relacionados con el Patrimonio Mundial (el pasado mes de noviembre, Baeza y Úbeda acogieron el VII Encuentro de Gestores de Patrimonio Mundial).

    Nuestra ciudad de forma individual es reconocida por la Sede Antonio Machado de la UNIVERIDAD INTERNACIONAL DE ANDALUCIA (UNIA), que se ha convertido en un reclamo educativo y cultural con una proyección nacional e internacional y donde el “Seminario permanente de Patrimonio Histórico” aporta una dimensión académica y veraz de la gestión y uso del patrimonio

    Baeza también es una ciudad demandada durante todo el año por sus celebraciones históricas locales que se han seguido conservando como legado durante siglos, como la Semana Santa, declarada de Interés turístico Nacional o el Festival de Música Antigua, que completa el panorama cultural y la riqueza patrimonial tangible e intangible que la ciudad de Baeza muestra y exhibe al mundo.
     
  5. La expresión “patrimonio mundial” implica una dimensión internacional. En su opinión, ¿Cuál es la firma internacional del patrimonio de la ciudad de Baeza? ¿Cuáles son las estrategias  para establecer firmemente esta firma?

    Sin duda la de la propia declaración: Conjunto Monumental Renacentista. La singularidad de nuestro renacimiento es la que trasciende fronteras y es mundialmente reconocido a través de su proyección a Latinoamérica, gracias a la figura de Andrés de Vandelvira. Esa es nuestra verdadera seña de identidad mundial: entender nuestro conjunto monumental como ejemplo de urbanismo y arquitectura histórica, donde el núcleo monumental constituye el espacio más representativo del renacimiento y hoy es la expresión cultural más plena de la ciudad global que ha llegado a nuestros días.

    Creo que para la consolidación de esta “firma”, cualquier nueva estrategia debe ir encaminada a reformular nuevos compromisos conjuntos con la ciudad de Úbeda, de manera que estas nuevas iniciativas impulsen otras acciones para afianzar actuaciones y compromisos duraderos con las diferentes administraciones e instituciones.
     
  6. Díganos lo que, en su opinión, hace que Baeza sea un lugar tan especial.

    Son muchos los aspectos que han intervenido a la hora de evaluar el perfil que actualmente presenta Baeza, pero sobre todo y después de todo lo apuntado, destacar que es un lugar especial gracias a los baezanos y baezanas, éstos son los agentes más importantes, nuestra declaración no tendría sentido sin la vivencia de quienes lo habitan, cuidan, conservan y mantienen con su esfuerzo, a pesar de las dificultades económicas y técnicas. La ciudadanía es principalmente la que materializa esa  conservación y respeto.

    Por lo tanto, creo como alcalde, que nuestro reconocimiento ha de entenderse no sólo desde la “Ciudad Construida”, sino desde la “Ciudad Habitada”, concepto que abarca la riqueza multicultural que no se ve, el sentido de permanencia de los que allí residen, se trata de un conjunto vivo, donde se trabaja, se disfruta y desde donde se han ido conformando las señas de identidad que hoy mostramos al mundo.